Archive for 19 septiembre 2009

En Animales de Sangre Fría, un Entorno Más Cálido Significa una Vida Más Corta

La temperatura explica gran parte del por qué los organismos de sangre fría como peces, anfibios, crustáceos, y lagartos alcanzan edades más avanzadas en latitudes altas que en latitudes bajas. Ésta es la conclusión a la que se ha llegado en un reciente estudio.

Stephan Munch y Santiago Salinas, ambos de la Escuela de Ciencias Marítimas y Atmosféricas de la Universidad de Stony Brook, han descubierto que para una amplia gama de especies cuyas temperaturas corporales varían con la temperatura de su entorno, la temperatura ambiental es el factor dominante que controla la variación geográfica de la longevidad de dichas especies.

Munch y Salinas se sintieron intrigados por el hecho de que los mejillones de río en España tienen una vida máxima de 29 años, mientras que en Rusia los individuos de la misma especie viven casi 200 años. Los investigadores se preguntaban cómo podía tener un impacto tan espectacular sobre la duración de la vida una diferencia relativamente pequeña en la latitud (España 43º N y Rusia 66º N).

Aunque cabría esperar que las adaptaciones locales o las diferencias geográficas en depredadores y en abundancia de comida explicaran esta disparidad, Munch y Salinas querían ver si las diferencias geográficas asociadas a las de longevidad tenían una base fisiológica común en la temperatura.

Munch y Salinas examinaron los datos de duración de la vida obtenidos de los análisis de laboratorio y de las observaciones en el medio natural, para más de 90 especies provenientes de ecosistemas diversos, algunos terrestres, otros de agua dulce, y el resto marinos.

Estudiaron organismos con longevidades medias diferentes; desde el copépodo Arcartia tonsa, que tiene una vida media de 11,6 días, hasta el mejillón Margaritifera margaritifera, conocido popularmente como mejillón de río y con otros nombres, y que tiene una vida media de 74 años. Descubrieron que a través de este listado de especies, la temperatura estaba relacionada sistemáticamente y de manera exponencial con la duración de la vida.

La relación entre la temperatura y la duración de la vida que Munch y Salinas han hallado a través del análisis de los datos es sorprendentemente similar a la relación pronosticada por la teoría metabólica de la ecología. Esta teoría ha sido empleada para explicar la manera en que los ciclos vitales, la dinámica poblacional, los patrones geográficos, y otros procesos ecológicos se relacionan con el tamaño del cuerpo de un animal y su temperatura.

La longevidad en el 87 por ciento de las especies en libertad que Munch y Salinas estudiaron varía como predice la teoría metabólica de la ecología.

Conviene aclarar que aún después de restar el efecto de la temperatura, había todavía una variación considerable en la longevidad dentro de las especies, indicando esto que otros factores locales tienen un papel relevante en la determinación de ésta.

De todas formas, es fácil imaginar cómo las especies de sangre fría van a reaccionar frente al calentamiento global. Debido a la relación exponencial entre la temperatura y la duración de la vida, aumentos pequeños en la temperatura ambiental podrían resultar en recortes grandes en la longevidad de estos animales.

Un Gen Humano Implicado en la Regulación del Número Ideal de Horas a Dormir

Un equipo de científicos ha descubierto el primer gen involucrado en la regulación del número ideal de horas a dormir. El hallazgo de este gen abre una ventana hacia los entresijos del sueño profundo, un proceso enigmático que es decisivo para la salud física y mental del Ser Humano.

Aunque la mayoría de las personas suele dormir menos de ocho horas diarias (el promedio en un día no laboral es de 7,4 horas), y algunos sienten que pueden pasar con incluso menos cuando se dedican a actividades placenteras o de ocio en general, las evidencias científicas demuestran que, con el tiempo, el cuerpo sufre daños por este régimen de sueño escaso.

Tal como señala la neuróloga Ying-Hui Fu, coautora del estudio, y profesora en la Universidad de California en San Francisco, las alteraciones crónicas y a corto plazo en el número ideal de horas a dormir pueden traer serias consecuencias para la cognición, el estado anímico y la salud física, incluyendo el desarrollo de cáncer y alteraciones en las funciones endocrinas. Sin embargo, al principio este impacto puede quedar disfrazado con el consumo de estimulantes tales como el café y el chocolate.

En la nueva investigación, el equipo estudió una familia en la que una madre y su hija adulta habían tenido de por vida menores requerimientos de sueño que la mayoría de los individuos, seis horas por día en lugar de las ocho a ocho y media que, según estudios realizados, necesitamos los humanos para mantener una salud óptima. El laboratorio de Fu analizó muestras de sangre de estas mujeres y de sus parientes, e identificaron una mutación en un gen conocido como hDEC2, el cual es un factor de transcripción que reprime la expresión de otros genes y está implicado en la regulación de los ritmos circadianos.

A continuación, los investigadores modificaron genéticamente a ratones y moscas de la fruta para expresar el gen humano mutado, y estudiaron el impacto en sus patrones de sueño y en su comportamiento. Las observaciones demostraron que durmieron menos.

Luego, el equipo comparó la respuesta de los ratones modificados genéticamente con la de ratones normales ante las consecuencias de seis horas de privación del sueño. Los ratones modificados tuvieron necesidad de compensar su pérdida de horas de sueño en mucho menor grado que los normales.

Estos cambios en la necesidad de dormir de los ratones mutantes podrían proporcionar una explicación de por qué las personas con esta mutación son capaces de vivir sin ser afectadas a lo largo de sus vidas por la menor cantidad de horas de sueño.

Endosimbiosis Entre Procariotas

Procariotas

Procariotas

Los humanos quizá no existiríamos de no ser por la antigua fusión de dos procariotas (pequeñas formas de vida que no tienen núcleo celular). El biólogo molecular James A. Lake, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ha descubierto la primera endosimbiosis exclusiva entre procariotas. Todas las otras endosimbiosis conocidas han implicado a células eucariotas, las cuales poseen un núcleo.

Las células eucariotas se encuentran en todas las formas de vida multicelulares, incluyendo a los humanos, los animales y las plantas.

La endosimbiosis es una asociación íntima entre especies, en la que una célula vive dentro de otra. Si las células viven el suficiente tiempo juntas, intercambiarán genes, aunque a menudo mantienen cada una su membrana celular y algunas veces sus respectivos genomas.

Esta relación condujo a un tipo de vida completamente diferente en la Tierra. Los científicos creían que toda endosimbiosis tuvo que darse con la participación de eucariotas, pero ahora parece claro que se equivocaron.

Para este estudio, Lake miró hacia atrás, remontándose más de 2.500 millones de años en el pasado. Llevó a cabo un análisis de la genómica de cinco grupos de procariotas.

Y el resultado apunta a que dos grupos de procariotas, las actinobacterias y las clostridias, establecieron una endosimbiosis y produjeron procariotas de “membrana doble”.

“Las formas de vida superiores no hubieran surgido de no ser por este evento”, subraya Lake. “Estos son organismos muy importantes. En el momento en que estos dos antiguos procariotas estaban evolucionando, no había oxígeno en la atmósfera de la Tierra. Los humanos no habríamos podido vivir en el planeta. Ningún organismo que respirara oxígeno habría podido”.

El oxígeno en la Tierra es consecuencia de un subgrupo de estos procariotas de membrana doble. Este subgrupo, las cianobacterias, utilizaron la energía del Sol para producir oxígeno a través de la fotosíntesis. Ellas fueron tremendamente productivas al emitir oxígeno hacia la atmósfera; no podríamos respirar si ellas no hubieran realizado su trabajo. Además, la fusión protagonizada por procariotas con membrana doble proporcionó las mitocondrias que están presentes en cada célula humana.

La presencia de dos membranas hace pensar que fue una endosimbiosis lo que produjo esa membrana doble. Parece como si un organismo de una sola membrana hubiera engullido a otro de también una sola membrana. Los genomas denotan que los procariotas de membrana doble combinan grupos de genes de dos organismos diferentes, las clostridias y las actinobacterias.

Curiosidades sobre plantas

La planta más abundante

La grama Cynodon dactylon. Tiene una amplia distribución por todo el mundo. Sus tallos rastreros y sus rizomas están adaptados al pisoteo.

El árbol más alto

El eucalipto de Tasmania, Eucalyptus regnans los 95-100 metros por 7 de diámetro, aunque se cita que en 1872 cayó un ejemplar de 132 metros.
En verano de 2007 se ha descubierto una secuoya roja o coastal redwood en ingles (Sequoia sempervirens) de algo asi como 125m en California.
La secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum), que alcanza los 110 metros y supera los 2.500 años de vida. Puede superar las 1.300 toneladas de peso y los 28 metros de circunferencia.
El pino de Duglas, de California, puede alcanzar los 100 metros.
El abeto canadiense puede superar los 100 metros. Se citan ejemplares de 115 metros.
Se estima que la altura máxima que puede alcanzar un árbol son 140 metros porque a esa altura se equilibra la fuerza de la capilaridad con la fuerza de la gravedad terrestre.

El árbol más pequeño

El sauce enano o sauce ártico, Salix reticulata, de 2 a 10 cm de altura.

El eucalipto más viejo de Europa

Se encuentra en Chavin (Vivero, Lugo). Se conoce como El Abuelo. También es el eucalipto mas alto de España. Fué plantado en 1880 cuando Fray Rosendo Salvado los introdujo desde Australia. Tiene casi 80 metros de altura y un perímetro de 10,49 metros. De toda Europa sólo hay uno en Portugal mas alto. Es un Eucaliptus globulus o eucalipto azul.

La planta no ramificada más alta

Es la palmera Ceroxylon qindinense, que puede alcanzar un altura de 60 metros.

La fanerógama más pequeña

La lenteja de agua australiana , Wolffia angusta, que mide 0,6 mm de alto por 0,33 mm de ancho y pesa 0,15 mg.

La fanerógama más grande

Una glicina, Wisteria sinensis, que se encuentra en California. Fue plantada en 1892. Sus ramas miden 150 metros de longitud y pesa como 230 toneladas, ocupa una superficie de 0,4 Ha y en ella florecen 1,5 millones de flores durante 5 semanas al año. Normalmente, esta planta ornamental originaria de Asia alcanza un tamaño máximo de 30 metros.

La caña más alta

Dendrocalamus brandisii y D. giganteus, originarias de La India: Más de 40 m y un diámetro de 30 cm.
La del bambú de La India, Bambusa arundinacea, puede alcanzar los 37 metros de altura. En Europa puede alcanzar los 25 metros.

El cactus más grande

El cardón de California, Pachycereus pringlei. Alcanza una altura de 19,2 metros.
El saguaro o pitahaya, Cereus giganteus o Carnegiea gigantea de Arizona, California y México. Alcanza los 17 metros (hay citas de 40 metros) y pesa de 6 a 10 toneladas. Puede vivir 200 años.

La madera más pesada

La de Olea laurifolia, árbol de África del Sur cuya densidad es de 1.490 kg/m3. No flota en el agua.

La madera más ligera

Aeschynomene hispida de Cuba. Su densidad es de 44 kg/m3. La madera de balsa, cuya densidad es de 40 a 380 kg/m3

El tronco más ancho

El árbol de Tule o ciprés de Moctezuma que se encuentra en la localidad mexicana de Oaxaca tiene un tronco de 58 metros de circunferencia y una edad de 2.000 años.

Está emparentado con el ciprés calvo de El Retiro madrileño.

Un castaño, Castanea sativa, de la isla de Sicilia conocido como el castaño de los 100 caballos, que tenía unos 4.000 años de edad, alcanzó un perímetro de 57,9 metros. Este árbol se partió en 3 y actualmente mide 51 metros.
Algunos boababs, Adansonia digitata, pueden alcanzar un perímetro de 43 metros.

El más voluminoso

El árbol de Lindsey Creek, una secuoya que fue derribada por una tormenta en 1905 y que tenía un tronco de 2.549 metros cúbicos de volumen y un peso de 3.300 toneladas.
Actualmente es la secuoya gigante conocida como General Sherman (en California), de 84 metros de altura, 31,3 metros de circunferencia y 2.000 toneladas de peso.

Las hojas más grandes

Las de la palmera africana de la rafia, Raphia farinifera (ruffia), y del yolillo o palmera amazónica Raphia taedigera. Sus hojas alcanzan la longitud de 19 metros, con pecíolos de 4 metros. Hemos localizado citas para Raphia regalis que señalan una longitud de 24 metros (se confirmará).
El nenúfar Victoria regia de la Guayana británica alcanza los 2 metros de diámetro.
El bananero tiene hojas de hasta 6 metros de largo y 2 metros de ancho.

El árbol con más hojas

El ciprés tiene de 45 a 50 millones de hojas tipo aguja.
El roble tiene aproximadamente 250.000 hojas.

Planta herbacea de hojas más grandes

La mayor hoja no dividida (entera) es la de una alocasia, Alocasia macrorrhiza (parecida a un nenúfar) de 3,02 metros de longitud; 1,92 metros de anchura y una superficie de 3,17 metros cuadrados localizada en Malasia en 1966.
En tierra firme, una planta herbacea de Venezuela conocida vulgarmente como “paraguas de pobre”, la Gunnera pitteriana, puede encontrarse como planta ornamental en jardines botánicos, en los que destaca por el diámetro de sus hojas.

Las hojas más longevas

Las hojas del laurel y del pino tardan 6 años en caer. Otros árboles de hoja perenne las reponen en períodos más cortos de tiempo.

El fruto más grande

El del jaquero o jaca, Artocarpus heterophyllus, de la región Indomalaya. Sus frutos pesan 25 Kg (incluso hasta 40 Kg) y miden 1 metro de largo. Son comestibles a pesar de su desagradable olor.

El fruto más pequeño

El de la lenteja australiana de agua, Wolffia angusta. Es parecido a un higo y pesa 0,07 mg.

El fruto más dulce

El de Pentadiplandra brazzeana, originaria de África. Un trozo de 30 gramos endulza tanto como 60 Kg de azúcar.

La semilla más grande

La del coco de mar de las Islas Seychelles, Lodoicea maldivica, que puede alcanzar los 20 Kg de peso, aunque lo normal es 10 Kg. Mide 40 centímetros de ancho y tiene un perímetro de 1 metro. Por su forma, también es considerado el fruto más indecente. Se le atribuyen virtudes afrodisíacas, quizás por su semejanza a la pelvis de una mujer.

Las semillas más pequeñas

La de las orquídeas epifitas: 1,2 millones pesan 1 gramo.

La planta con más semillas

La orquídea venezolana Cycnoches chlorochilon puede contener 3,7 millones de semillas en cada vaina.
La Acropera, Gongora galeata, es una orquídea endémica del sur de México que puede producir 74 millones de semillas por planta. Nótese que en este caso es por planta y en el anterior por vaina.

Las semillas más antiguas

Semillas de Lupin arctique encontradas en 1954 en lodos congelados de Miller Creek (Canadá) que tenían entre 10.000 y 15.000 años de edad y que se hicieron germinar en 1966.

El fruto menos nutritivo

El pepino, Cucumis sativus. Su poder calorífico es de 16 kilocalorías en 100 gramos.

El fruto más nutritivo

El aguacate, Persea americana. Su contenido calorífico es de 163 kilocalorías en 100 gramos.

La fruta más vendida

El plátano, Musa spp (varias especies), del que se consumen 40,6 millones de toneladas anuales. Le siguen las manzanas, Malus domestica y las naranjas Citrus sinensis con 34,4 y 30,9 millones de toneladas anuales respectivamente.

La verdura más vendida

El tomate, Lycopersicon esculentum, del que se venden anualmente 57,5 millones de toneladas. Le siguen los repollos Brassica oleracea y las cebollas Allium cepa con 34,4 y 25,9 millones de toneladas anuales respectivamente.

La flor más grande

Amorphophallus titanum, planta de las selvas tropicales de la isla de Sumatra (sudeste de Asia), tiene una flor que mide 2,5 m de altura y pesa 75 Kg. Produce un olor nauseabundo a carne podrida y excrementos que atrae a los insectos polinizadores.
Otra flor de tamaño considerable es la rafflesia (Rafflesia arnoldii), también del sudeste de Asia. Es una planta parásita que también desprende un fuerte olor a podrido que atrae a las moscas polinizadoras. Alcanza un diámetro de 1 metro, 2 cm de espesor y un peso de 9 Kg. Tarda 9 meses en brotar y la flor solo dura 4 ó 5 días.
La flor más alta es la de Foliata galeola, de Australia que crece hasta los 15 metros de altura

La flor más pequeña

La de Pilea microphylla de las Antillas. Mide 0,35 mm.
La de la lenteja de agua Wolffia augusta de Australia. Mide 0,6 por 0,3 mm.

La mayor inflorescencia

La de la palmera Corypha umbraculifera. Con sus 24 millones de flores alcanza una altura de 7 metros y una anchura de 3 metros.

La planta con más flores

La bromeliácea gigante, Puya raimondii.

La orquídea más pequeña

Platystele jungermannoides, de América Central. Sus flores miden 1 mm de ancho.

La planta sin clorofila

La Lathraea no posee ni necesita clorofila porque parasita a otras plantas.

El mayor contenido en clorofila

La microalga japonesa, Chlorella vulgaris. Posee un 6,7 % en peso seco de clorofila.

La flor más hedionda

La “flor de cadaver” de Ammorphophallus titanun, que también es la más grande del mundo. Vive en el sudeste de Asia y produce un nauseabundo olor a carne podrida y excrementos para atraer a los insectos polinizadores. La de la rafflesia también es pestilente.

Las flores que viven a mayor altura

En la cima del monte Kamet, a 7.756 metros de altura, en el Himalaya, se han visto florecer las plantas Ermamia himalayensis y Ranunculus lobatus.

El árbol que vive a mayor altura

El abeto Abies squamata puede vivir a 4.600 metros de altura.

El árbol con la madera más ligera

Aeschynomene hispida, de Cuba. Solo pesa 44 kg por metro cúbico.

La planta más longeva

Es un matorral mexicano conocido como creosota o chapote, Larrea tridentata. Un ejemplar descubierto el año 1980 en el sur de California tenía una edad estimada en 11.700 años.

Los árboles más longevos

Las coníferas: abetos, cedros, piceas y pinos. Algunos tejos tienen 9.000 años de edad.
El cedro japonés, Cryptomeria japonica, puede alcanzar los 5.200 años.
El pino de Great Basin (Pinus longaeva) de California y el boabab africano pueden superar los 5.000 años. La Secuaoya gigante de Estados Unidos puede superar los 4.000 años, el castaño (Castanea sativa)los 3.000. De los árboles autóctonos españoles, el olivo (Olea europaea) puede vivir 1.500 años, el tejo 1.600 y el drago (Dracaena draco) de Canarias 900.

El mejor corrector genético

Arabidopsis es una planta que es capaz de corregir los genes defectuosos.

La seta más longeva

Ganoderma applanatum que puede vivir durante 50 años.

El árbol más viejo

Es un pino de Tasmania, de la especie Dacrydium franklinni, que supera los 5.000 años de edad.
De edad similar es un pino de 5 agujas que se encuentra en Nevada (Estados Unidos), Pinus arista, que puede tener 4.900 años.

Los árboles menos longevos

Los frutales. El manzano unos 30 años.

El árbol vivíparo

Los mangles (Rhizophora sp). Su semilla se desarrolla en el mismo árbol y las pequeñas plantas caen al agua con la parte de las raíces hacia el fondo. La marea los lleva flotando en posición vertical hasta que toca fondo, momento en que despliega la red de raíces para hacer firme.

Árboles con savia venenosa

Las especies del género Gutta del sudeste asiático poseen una savia irritante que es utilizada en la fabricación de lacas y barnices. Tiene la función de proteger a la planta de los parásitos succionadores de savia.

Árbol más resistente a la sequía

El boabab, Adansonia digitata, capaz de almacenar en el interior de su tronco hasta 136.000 litros de agua.

La planta que resucita

La rosa de Jericó, Anastasia hierochuntica, originaria de Afganistán y que también se encuentra en Egipto, Palestina y a orillas del Mar Rojo. En tiempo seco (típico en las zonas desérticas donde vive, se seca convirtiéndose en una bola pudiendo permanecer así durante muchos años siendo arrastrada esta bola por el viento, al tiempo que esparce sus semillas. Cuando encuentra agua vuelve a brotar. Por este motivo se utiliza como planta higrométrica, es decir, para detectar la presencia de humedad en el ambiente. También está relacionada con simbolismos y supersticiones , siendo considerada un talismán que da suerte. Se dice que Jesucristo la bendijo porque en su permanencia en el desierto esta planta se acercaba a él para ofrecerle gotitas de agua que paliaban su sed.

El crecimiento más rápido

Una acacia, Albizzia falcata, plantada en Malasia en 1975, alcanzó los 30 metros en 5 años y 4 meses.
Un ejemplar de Hesperoyucca whipplei creció 3,65 metros en 14 días, en 1978 en las islas Sorlingues.
Algunos bambús crecen 91 cm/día (4 cm/hora) y pueden alcanzar los 30 metros en 3 meses. Algunas especies de bambú pueden alcanzar el metro diario.

El crecimiento más lento

La cidácea mexicana Dioon edule crece a una velocidad de 0,76 mm/año.

Las raíces más profundas

Las de un ficus de Transvaal, Sudáfrica. Alcanzan los 120 metros e profundidad.

Las raíces más grandes

Las del centeno, Secale cereale, puede producir 622,8 kilómetros de raíces.

La selva más grande

El Amazonas. Ocupa casi cuatro millones de kilómetros, extendiéndose por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Venezuela. A pesar de la gran riqueza de vida que alberga, su suelo es pobre y muy vulnerable, poco apto para el desarrollo de la agricultura.

La selva más antigua

La situada al norte del estado australiano de Queensland. Su antigüedad se estima en 300 millones de años y contiene alguna de las plantas más primitivas que se conocen.

El bosque más grande

La taiga, que se extiende por el norte de Europa, Asia y América.

El helecho más grande

El helecho arborescente de Nueva Caledonia, Cyathea novae caledoniae, alcanza 28 metros.
Alsophila excelsa de la isla de Norfolk, en el Pacífico, 18 metros.

El helecho más pequeño

Hecistopteris pumila y Azolla caroliniana, ambos de América central: 1,2 cm de longitud.

El musgo más grande

Los musgos acuáticos Fontinalis alcanza la longitud de 90 cm.

El musgo más pequeño

Ephemerum, un musgo microscópico.

Las raíces más largas

Las de la higuera salvaje de Transvaal (Sudáfrica). Alcanzan los 120 metros
Un olmo inglés tiene unas raíces de 110 metros.

El seto más grande

El de Hêtres, en Escocia. Tiene una altura de 26 metros y una longitud de 550 metros. Fue plantado en 1746.

El alga más grande

El Kelp gigante, conocido también como huiro, Macrocystis pyrifera, cuyas frondes alcanza una longitud de 120 metros (hay citas de 200 metros).

La fotosíntesis más profunda

En 1984 fueron encontradas en las Bahamas unas algas fotosintéticas a 269 metros de profundidad, a donde llega solamente la cienmilésima parte de la luz incidente en la superficie.

Las algas que viven a mayor profundidad

Son algas quimiosintéticas que viven a más de 5.000 metros de profundidad. Se trata de las diminutas algas de los grupos cocolitinas y células verde oliva.

La seta más venenosa

Es la Amanita virosa, conocida vulgarmente como amanita maloliente porque su carne huele mal cuando es vieja. También se conoce como oronja chepuda.
También se cita a la Amanita phalloides.

La seta más mortífera

La Amanita verde, oronja verde o cicuta verde, Amanita phalloides. No es tan venenosa como la Amanita virosa, que además no es apetecible por su mal olor; sin embargo es la causante del 90 % de las intoxicaciones mortales.

La seta más cara

Es bien conocido que son las trufas. Entre ellas las más caras son las trufas blancas o del Piamonte, Tuber magnatum, que alcanzan precios entre los 3.000 y 6.000 euros. Semejante costo las convierte también en el alimento más caro.

La seta más grande

La bola blanca, Calvatia gigantea que normalmente puede alcanzar los 375 mm de diámetro y 1,5 Kg de peso. Pero se han citado ejemplares de 2 m de circunferencia.
Una seta encontrada en el sur de México. Mide 70 cm de alto y pesa 20 Kg. La noticia dice que es comestible, aunque no cita la especie.
Pero aún más grande es la seta fósil encontrada en Quebec. Medía 6 m de altura y vivió entre el Silúrico y el Devónico. Las investigaciones llevadas a cabo parecen confirmar que es un hongo. Se le dio el nombre de Prototaxites.

La mayor seta comestible

Un ejemplar de Calvatia gigantea de 2,64 metros de diámetro y 22 Kg de peso encontrada en Montreal, Canadá, en 1987.

El hongo más grande

Fue descubierto el año 2000 en el bosque de Malheur, en Oregón (Estados Unidos). Se trata de un ejemplar de Armillaria ostoyae que ocupa una superficie de 900 Ha bajo tierra. Es un hongo parásito de los árboles, sobre los cuales se desarrollan las setas. Se trata también del ser vivo más grande que existe. Su edad es de 700 años.

Árboles con mayor poder calorífico

El roble europeo (Quercus robur) y el copinol americano (Hymenea courbaril) tienen un poder calorífico de 7.300 Kcal/Kg. Los árboles con madera más dura son los que presentan mayor poder calorífico: roble, haya, fresno, frutales.

El repollo más gande
Pesó 56,24 Kg.

El apio más grande
Pesó 20,89 Kg.

La calabaza más grande
Pesó 49, 05 Kg.

La zanahoria más larga
Midió 5,14 m de largo.

La col de Bruselas más grande
Pesó 8,25 Kg.

El pepino más grande
Pesó 9,1 Kg.

Wolffia angusta – Lenteja de agua australiana

Wolffia angusta

Wolffia angusta

Tambien conocida como la lenteja de agua australianaEs una fanerógama,  mide 0,6 de alto por 0,33 de ancho y pesa 0,15 gramos es la planta mas pequeña del mundo. Una docena de éstas plantas cabría fácilmente en la cabeza de un alfiler y dos plantas florecidas entrarían dentro de una pequeña e impresa letra “o”.

Detalles de Wolffia angusta

Wolffia es un género de 9 a 11 especies que incluyen las plantas más pequeñas de flores en la Tierra. Raíces Comúnmente denominado watermeal, estas plantas acuáticas se asemejan a motas de harina de maíz flotando en el agua. Wolffia especies son de libre talos flotante, verde o amarillo-verde, y sin. La flor se produce en una depresión en la superficie superior del cuerpo de la planta. Tiene una estambres y un pistilo. Las personas a menudo flotan en parejas o en forma esteras flotantes de plantas relacionadas, tales como Lemna y especies Spirodela. La mayoría de las especies tienen una distribución muy amplia en varios continentes. Wolffia especies están compuestas de alrededor de 40% de proteínas, aproximadamente lo mismo que el de soja, que los convierte en potenciales humanos de alta fuente de proteína alimentaria. Históricamente han sido recogidos en el agua y se come como un vegetal en gran parte de Asia.

Marea verde de Wolffia angusta

Marea verde de Wolffia angusta

Clasificación científica


Reino: Plantae
Tipo de planta: Liliopsida
Orden: Alismatales
Familia: Araceae
Subfamilia: Lemnoideae
Tribu: Wolffieae
Género: Wolffia
Especie: W. angusta

Hallan los indicios de vida más antiguos de la Tierra

La Tierra

La Tierra

Científicos estadounidenses creen haber encontrado indicios de oxígeno y por tanto de vida en la Tierra, hace 3460 millones de años, casi 800 millones de años antes de lo que se pensaba.
El director de la investigación, Hiroshi Ohmoto y su equipo de la Universidad de Pensilvania, llegaron a esa conclusión tras encontrar diminutos cristales de hematita, un mineral de hierro, en una formación de jaspe en el noroeste de Australia.
En el estudio, publicado en la revista Nature Geoscience, afirman que esto demuestra la existencia de una extensión de agua rica en oxígeno en ese lugar en la fecha indicada.
Y por tanto, denota la presencia de microorganismos capaces de producir oxígeno mediante fotosíntesis unos 800 millones de años antes de los fósiles de microbios fotosintéticos más antiguos conocidos hasta la fecha.
Para confirmar más esta posibilidad, Ohmoto explicó que la hematita puede formarse por la acción de los rayos ultravioleta o del oxígeno y los cristales hallados en Pilbara se desarrollaron a profundidades de más de 200 metros, donde los rayos ultravioleta no llegan.

Encuentran bacterias en el espacio exterior

Estratosfera

Estratosfera

Tres nuevas especies de bacterias que no se encuentran en la Tierra, y que son muy resistentes a la radiación ultravioleta, han sido descubiertas en la parte superior de la estratosfera por científicos indios.
El experimento se llevó a cabo utilizando un globo de 459 kilogramos de carga útil y en total se han detectado 12 bacterias y seis colonias de hongos que mostraron una mayor similitud con el 98 por ciento de las especies conocidas en la Tierra.
Las tres nuevas especies descubiertas han sido bautizadas como como Janibacter hoylei, Bacillus isronensis y Bacillus aryabhata.
Lo más destacable es que en estas tres nuevas especies había significativamente una mayor resistencia a la radiación ultravioleta en comparación con sus vecinas más cercanas genéticamente hablando.
Aunque el presente estudio no es concluyente para establecer el origen extraterrestre de los microorganismos, prevée medidas de ayuda para continuar el trabajo en la búsqueda para explorar el origen de la vida.