Archive for the ‘Histología’ Category

Sistema Nervioso de Los Delfines

Los delfines como cualquier otro mamífero tiene un sistema nervioso normal, el mismo que cualquier mamífero pero con algunas diferencias.
A medida que avanzamos dentro de la clase hacia especies más evolucionadas, la corteza cerebral o substancia gris, considerada la parte noble del cerebro incrementa su volumen, a la vez que lo hace el número y complejidad de sus circunvoluciones. El volumen del cerebelo es también mayor en los mamíferos.La actividad psíquica de los mamíferos es muy superior a la del resto de los anmales, y en las especies más evolucionadas se aprecian rasgos de memoria e incluso de inteligencia.

El Sistema Nervioso se divide en:
– Sistema Nervioso Central (SNC): está constituido por el encéfalo y la médula espinal. Están protegidos por tres membranas: duramadre (membrana externa), aracnoides (membrana intermedia), piamadre (membrana interna) denominadas genéricamente meninges. Además, el encéfalo y la médula espinal están protegidos por envolturas óseas, que son el cráneo y la columna vertebral respectivamente.
Las cavidades de estos órganos están llenos de un líquido incoloro y transparente, que recibe el nombre de líquido cefalorraquídeo. Sus funciones son muy variadas: sirve como medio de intercambio de determinadas sustancias, como sistema de eliminación de productos residuales, para mantener el equilibrio iónico adecuado y como sistema amortiguador mecánico.
Las células que forman el sistema nervioso central se disponen de tal manera que dan lugar a dos formaciones muy características: la sustancia gris, constituida por los cuerpos neuronales, y la sustancia blanca, formada principalmente por las prolongaciones nerviosas (dendritas y axones), cuya función es conducir la información. En resumen, el sistema nervioso central es el encargado de recibir y procesar las sensaciones recogidas por los diferentes sentidos y de transmitir las órdenes de respuesta de forma precisa a los distintos efectores. Y se puede decir que el sistema nervioso central es uno de los más importantes de todos los sistemas que se encuentra en nuestro cuerpo.
– Sistema Nervios Periférico (SNP): es el sistema nervioso formado por nervios y neuronas que residen o extienden fuera del sistema nervioso central, hacia los miembros y órganos. La diferencia con el sistema nervioso central está en que el sistema nervioso periférico no está protegido por huesos o por barrera hematoencefálica, permitiendo la exposición a toxinas y a daños mecánicos. Es el que coordina, regula e integra nuestros órganos internos, por medio de respuestas inconscientes. Se subdivide en:

  • Sistema nervioso somático: Activa todas las funciones orgánicas (es activo).
  • Sistema nervioso autónomo o vegetativo: Protege y modera el gasto de energía. Está formado por miles de millones de largas neuronas, muchas agrupadas en nervios. Sirve para transmitir impulsos nerviosos entre el S.N.C y otras áreas del cuerpo.
  • Nervios periféricos: Tienen tres capas: endoneuro, perineuro y epineuro.
Anuncios

Logran Inducir en Células de la Piel Su Transformación Directa en Neuronas

Se ha conseguido que células de la piel de ratones se transformen directamente en neuronas funcionales. Para ello, sólo se ha requerido utilizar tres genes. Con este procedimiento, las células realizan la transformación sin convertirse primeramente en células madre pluripotentes, un paso que durante mucho tiempo se pensó que era necesario para que las células adquirieran nuevas identidades.

Las nuevas neuronas obtenidas por científicos de la Escuela de Medicina en la Universidad de Stanford son del todo funcionales. Pueden hacer todas las cosas importantes que hacen las neuronas “normales” en el cerebro. Esto incluye crear conexiones con otras neuronas y enviar señales a éstas, funciones que resultan críticas si las células se utilizan finalmente como terapia para la enfermedad de Parkinson u otras.

El logro podría revolucionar el futuro de la terapia de células madre humanas y ampliar lo que se sabe sobre cómo las células seleccionan y mantienen sus especialidades en el cuerpo.

Aunque investigaciones previas habían sugerido que es posible hacer que células especializadas exhiban algunas propiedades de otros tipos de célula, ésta es la primera vez que se logra convertir células de la piel en neuronas completamente funcionales en una placa de laboratorio. La transformación aconteció en no más de una semana, con una eficiencia de hasta casi un 20 por ciento. Los investigadores ahora trabajan en reproducir la hazaña con células humanas.

Este estudio es un gran salto adelante. La reprogramación directa de estas células de la piel adultas para dar lugar a células cerebrales que pueden mostrar comportamientos complejos y apropiados, como generar corrientes eléctricas y formar sinapsis, establece un nuevo método para estudiar el funcionamiento de células cerebrales normales o enfermas. También podría servir para lograr por primera vez capturar y estudiar en una placa de laboratorio enfermedades como la de Parkinson o de Alzheimer, o enfermedades mentales hereditarias.

La investigación sugiere que la etapa pluripotente, en vez de ser imprescindible para las células que cambian de identidad, puede ser simplemente otro estado celular posible.

Virus

Como método para comprender como funcionan las células procariotas y eucariotas.
Los virus sólo pudieron ser visualizados cuando se descubrió el microscopio electrónico. Pueden tener entre 3 y 4 genes y es capaz de controlar la maquinaria celular para crear más virus.

• Bacteriofagos: virus que infectan exclusivamente bacterias.
• Virus animales: virus que infectan animales.
• Virus vegetales: virus que infectan a vegetales.
Cuando el virus está fuera de la célula se denomina virión, consta de material genético ADN o ARN de cadena doble o simple, normalmente envuelto dentro de una cápside proteica y una bicapa lipídica llamada envoltura vírica rodeada de glicoproteínas.

VIH el provirus contiene 9 genes. Tres de ellos codifican para proteínas estructurales comunes a todos los retrovirus (los genes gag, pol y env), siendo los seis restantes genes no estructurales, que codifican para dos proteínas reguladoras (genes tat y rev) y cuatro para proteínas accesorias (genes vpu, vpr, vif y nef).

1. Ciclo de vida.

Un virión llega a la célula, penetra en ella libera el material genético es replicado y transcrito por la transcriptasa.
Se introduce en el ADN de la célula y se traduce en el citoplasma por ribosomas que generan distintas proteínas por ejemplo de la cápside.
Se autoensamblan y engloban ARN que esté suelto para formar los futuros viriones.
Las glicoproteínas de la envuelta vírica se forma por el RE y se manda a la membrana plasmática a través de la vía secretora, las glicoproteínas se quedan fuera de la membrana plasmática, la cápside se acerca a la membrana plasmática y se evagina el virión utilizando la membrana plasmática de la célula como envoltura vírica.

2. Entrada del virus.

1. Virus envueltos como el virus del Sida es un virus clásico con glicoproteínas reconocidas por la membrana plasmática de la célula y libera su contenido al citosol.
2. Otros virus envueltos, como el virus de gripe, se une a receptores superficiales de la célula, provocando una endocitosis. Cuando el endosoma se acidifica, el virus se fusiona con la membrana del endosoma liberando la cápsida en la el citosol
3. Virus de la Polio (Poliovirus) sin envoltura, la cápside es reconocida por la membrana por endocitosis. Cuando llega al endosoma abre un poro por donde inyecta el material genético al endosoma.
4. Adenovirus (virus sin envoltura) utiliza una estrategia más complicada, es reconocido por receptores específicos de la membrana por endocitosis, en el endosoma se rompen las membranas liberándose el contenido del endosoma al citoplasma. La cápside finalmente se une a un poro nuclear y libera su genoma el ADN directamente en el núcleo.

3. Adquisición de una envoltura vírica.

La bicapa lipídica que rodea a la cápside viral se deriva directamente de la membrana plasmática de la célula huésped. En contraste, las proteínas en esta bicapa lipídica (en verde) están codificadas por el genoma viral.

Células Madre de Médula Osea Adulta Para Reparar Tejido Cardiaco

Unos investigadores de la Universidad de Buffalo han demostrado por primera vez que inyectar células madre de la médula ósea adulta en músculo esquelético puede reparar el tejido cardíaco.

Empleando un modelo animal, los investigadores han demostrado que este procedimiento no invasivo es capaz de incrementar los miocitos, o células del corazón, hasta el doble, y reducir las lesiones de tejido cardíaco en un 60 por ciento.

En las pruebas, la terapia también mejoró en un 40 por ciento la función del ventrículo izquierdo, la cámara primaria de bombeo del corazón, y redujo hasta en un 50 por ciento la fibrosis, el endurecimiento del revestimiento del corazón que merma su capacidad de contraerse.

Este trabajo, realizado por Techung Lee y su equipo, demuestra en definitiva una nueva estrategia terapéutica no invasiva, y basada en células madre mesenquimales, para tratar lesiones cardiacas, usando una vía intramuscular de suministro.

Las células madre mesenquimales están presentes en la medula ósea y pueden diferenciarse en diversos tipos de células.

En las pruebas realizadas, las inyecciones de células madre mesenquimales inyectadas, o los factores liberados por estas células, mejoraron la función ventricular, promovieron la regeneración miocárdica, disminuyeron la apoptosis (muerte celular) y otros efectos nocivos, reclutaron células progenitoras de la médula ósea, e indujeron, en el tejido muscular cardiaco, la expresión de múltiples genes de factores de crecimiento.

Las pruebas clínicas de la terapia miocárdica de células madre han dependido tradicionalmente de la inserción por cirugía de las células madre en el miocardio o en otras partes del corazón. Los métodos de esta clase son invasivos y pueden provocar la aparición de tejido cicatricial perjudicial, arritmia, y calcificación u obstrucciones de pequeños vasos sanguíneos.

El próximo paso que Lee tiene en mente es emplear la ingeniería genética y farmacológica para volver más activas a las células madre, de manera que esos buenos efectos terapéuticos descritos puedan ser conseguidos con menos células.