Archive for the ‘Principios del comportamiento animal’ Category

Entre Animales, ¿los Mejores Machos Son También los Mejores Padres?

Macho alfa

Macho alfa

En todo el reino animal, los colores llamativos o los espectáculos elaborados de cortejo sirven como “propaganda” para atraer a la pareja. Pero, ¿qué es lo que se promete en esa propaganda? ¿Sugiere cosas buenas que luego se cumplen? Un estudio llevado a cabo en la Universidad Yale aclara cómo la evolución trata a los buenos padres y a los malos.

La idea de que los machos exhiben sus mejores cualidades para atraer hembras con las que aparearse, es bien conocida. Como también lo es la de que los machos pueden ser engañosos en lo que sugieren a las hembras a través de la “autopromoción” que de ellos hacen.

Según Natasha Kelly, autora principal de un nuevo estudio, lo descubierto en éste indica que la autopropaganda del macho tiende a ser honesta como una función de su aptitud para ser padre.

La adornada cola en abanico del pavo real, o el acicalamiento y la pose de un hombre que desea ligar en una discoteca, son una “propaganda” para atraer hembras que puede llegar a consumir bastante energía. Cuando un macho dedica mucha energía a mantener una buena apariencia, puede que le quede poca para cuidar de sus hijos. Sin embargo, tal como señalan los autores del nuevo estudio, eso puede no ser malo en especies donde el macho no suela tener un papel relevante en la tarea de cuidar a sus hijos pequeños.

Las investigaciones previas sugieren que, bajo ciertas circunstancias, los machos podrían ser deshonestos sobre sus habilidades como padres, y pese a eso tener éxito reproductivo. En este nuevo estudio se ha analizado la fiabilidad de las señales de apareamiento de los machos de especies en las que el padre sí tiene un papel relevante en el cuidado de sus hijos, un aspecto que se omitió en los estudios anteriores.

Los resultados del estudio indican que cuando los machos deben ocuparse de la supervivencia de sus hijos, sus señales para atraer hembras suelen ser honestas, y que dedican una mayor cantidad de su energía al cuidado de sus hijos que a ser atractivos.

El Dragón de Komodo Es Más Peligroso de Lo Que Se Creía

El temible dragón de Komodo (Varanus komodoensis) es mucho más peligroso de lo que se creía hasta ahora. Una nueva investigación revela que estos lagartos gigantes debilitan e inmovilizan a sus presas con una potente mordedura venenosa, además de utilizar sus afilados dientes y los poderosos músculos de su cuello, para matar a sus víctimas.

Ya se sabía que estos reptiles carnívoros muerden a sus presas y les basta aguardar a que se desangren hasta la muerte.

Una parte de la comunidad científica ha venido creyendo hasta ahora que la muerte de las presas es causada por una bacteria patógena presente en la boca de los dragones; pero la nueva investigación muestra que la combinación entre la dentadura del reptil y su veneno es probablemente la responsable de su habilidad para matar.

“La hipótesis de que el dragón de Komodo mata utilizando habitualmente la bacteria oral es incorrecta”, afirma Stephen Wroe, coautor del nuevo estudio e investigador de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia. “El dragón es verdaderamente venenoso. Tiene glándulas salivales modificadas que producen anticoagulantes y vasodilatadores, lo cual, en combinación con la dentadura y los músculos craneales del dragón, le permite matar a animales grandes a través de una pérdida rápida de sangre”.

Los investigadores utilizaron modelos computacionales para analizar la mordedura del dragón de Komodo y encontraron que los dragones tienen mordeduras mucho más débiles que las de cocodrilos de una talla similar. Sin embargo, las imágenes obtenidas mediante resonancia magnética revelaron que los dragones tienen también complejas glándulas venenosas.

Después de extraer las glándulas a un dragón que estaba enfermo de muerte en un zoológico, los investigadores utilizaron espectrometría de masas para analizar el veneno, comprobando que la toxina es similar a la del monstruo de Gila y a la de muchas serpientes. El veneno causa un rápido desangramiento al impedir la formación de coágulos y al dilatar los vasos sanguíneos.

Los investigadores también examinaron fósiles de Varanus megalania, pariente gigante extinto del dragón, y determinaron que ese lagarto de siete metros de longitud fue uno de los animales venenosos más grandes que ha existido.

El dragón de Komodo, cuyos antepasados vivieron hace más de 100 millones de años, es el lagarto más grande de la actualidad y habita en las islas indonesias centrales de Komodo, Rinca, Flores, Gili Motang y Gili Dasami. Puede crecer hasta dos o tres metros como promedio y alcanzar un peso de cerca de 70 kilogramos.

Cortejo Correlimos

Cortejo de Colimbo