Posts Tagged ‘Apuntes’

Sistema Nervioso de Los Delfines

Los delfines como cualquier otro mamífero tiene un sistema nervioso normal, el mismo que cualquier mamífero pero con algunas diferencias.
A medida que avanzamos dentro de la clase hacia especies más evolucionadas, la corteza cerebral o substancia gris, considerada la parte noble del cerebro incrementa su volumen, a la vez que lo hace el número y complejidad de sus circunvoluciones. El volumen del cerebelo es también mayor en los mamíferos.La actividad psíquica de los mamíferos es muy superior a la del resto de los anmales, y en las especies más evolucionadas se aprecian rasgos de memoria e incluso de inteligencia.

El Sistema Nervioso se divide en:
– Sistema Nervioso Central (SNC): está constituido por el encéfalo y la médula espinal. Están protegidos por tres membranas: duramadre (membrana externa), aracnoides (membrana intermedia), piamadre (membrana interna) denominadas genéricamente meninges. Además, el encéfalo y la médula espinal están protegidos por envolturas óseas, que son el cráneo y la columna vertebral respectivamente.
Las cavidades de estos órganos están llenos de un líquido incoloro y transparente, que recibe el nombre de líquido cefalorraquídeo. Sus funciones son muy variadas: sirve como medio de intercambio de determinadas sustancias, como sistema de eliminación de productos residuales, para mantener el equilibrio iónico adecuado y como sistema amortiguador mecánico.
Las células que forman el sistema nervioso central se disponen de tal manera que dan lugar a dos formaciones muy características: la sustancia gris, constituida por los cuerpos neuronales, y la sustancia blanca, formada principalmente por las prolongaciones nerviosas (dendritas y axones), cuya función es conducir la información. En resumen, el sistema nervioso central es el encargado de recibir y procesar las sensaciones recogidas por los diferentes sentidos y de transmitir las órdenes de respuesta de forma precisa a los distintos efectores. Y se puede decir que el sistema nervioso central es uno de los más importantes de todos los sistemas que se encuentra en nuestro cuerpo.
– Sistema Nervios Periférico (SNP): es el sistema nervioso formado por nervios y neuronas que residen o extienden fuera del sistema nervioso central, hacia los miembros y órganos. La diferencia con el sistema nervioso central está en que el sistema nervioso periférico no está protegido por huesos o por barrera hematoencefálica, permitiendo la exposición a toxinas y a daños mecánicos. Es el que coordina, regula e integra nuestros órganos internos, por medio de respuestas inconscientes. Se subdivide en:

  • Sistema nervioso somático: Activa todas las funciones orgánicas (es activo).
  • Sistema nervioso autónomo o vegetativo: Protege y modera el gasto de energía. Está formado por miles de millones de largas neuronas, muchas agrupadas en nervios. Sirve para transmitir impulsos nerviosos entre el S.N.C y otras áreas del cuerpo.
  • Nervios periféricos: Tienen tres capas: endoneuro, perineuro y epineuro.

Familia Poaceae (Gramíneas)

FAMILIA GRAMINEAS (GRAMINEAE O POACEAE)

  • Mayoría de plantas herbáceas, anuales o perennes. A menudo provistas de rizomas (tallo subterráneo)  o estolones (brote que nace de la base de los tallos originando ramas horizontales y que enraizando y muriendo da nuevos individuos).
  • Familia cosmopolita.
  • Tallos: cilíndricos, nudosos, con entrenudos huecos.
  • Hojas: alternas, sin estípulas. Provistas de una vaina abierta o cerrada que abraza al tallo y de un limbo largo con nervios paralelos. En la unión entre la vaina y el limbo presenta una lígula.
  • Flores: hermafroditas, pequeñas y poco vistosas. Se reúnen en inflorescencias de tipo espiguilla y también en inflorescencia complejas.
    • Cáliz: no presenta.
    • Corola: no presenta.
    • Formada: por 2 brácteas llamadas glumillas o glumelas:
      • la inferior llamada lema. En las lemas pueden llevar una arista en el ápice o en el dorso.
      • La superior llamada pálea. Queda oculta en el interior de la inferior.
  • Androceo: generalmente 3. Estambres de filamentos libres, largos y delgados.
  • Gineceo: ovario súpero formado por 2 carpelos (raro por 3) soldados en un ovario.
  • Fruto: cariópside.
  • Especies típicas: (haz click en el nombre de la planta para ver la imagen)

Poa annua
Sorghum halepense
Hordeum vulgare
Bambusa vulgaris
Zea mays

Familia Brassicaceae (Crucíferas)

FAMILIA CRUCIFERAS (BRASSICACEAE)

  • Familia cosmopolita.
  • Tipo vegetal: mayoría son herbáceas, anuales o perennes.
  • Disposición Hojas: alternas o en roseta basal.
  • Hojas: Enteras o más o menos divididas, sin estípulas.
  • Flores: hermafroditas, dispuestas en inflorescencias de tipo racimo o corimbo. Sin brácteas.
  • Sépalos: 4 libres.
  • Pétalos: 4 pétalos libres dispuestos en cruz (corola cruciforme).
  • Androceo: 6 estambres = 4 largos y 2 cortos (tetradínamo).
  • Gineceo: formado por dos carpelos soldados en un ovario súpero, con dos cavidades separadas por un tabique. Donde se encierran varios primordios seminales
  • Fruto: tipo silicua (fruto largo) o silícula (fruto corto).
  • Especies típicas: (haz click en el nombre de la planta para ver la imagen)

Diplotaxis muralis
Diplotaxis erucoides
Capsella bursa-pastoris
Cardamine hirsuta
Cakile maritima

Virus

Como método para comprender como funcionan las células procariotas y eucariotas.
Los virus sólo pudieron ser visualizados cuando se descubrió el microscopio electrónico. Pueden tener entre 3 y 4 genes y es capaz de controlar la maquinaria celular para crear más virus.

• Bacteriofagos: virus que infectan exclusivamente bacterias.
• Virus animales: virus que infectan animales.
• Virus vegetales: virus que infectan a vegetales.
Cuando el virus está fuera de la célula se denomina virión, consta de material genético ADN o ARN de cadena doble o simple, normalmente envuelto dentro de una cápside proteica y una bicapa lipídica llamada envoltura vírica rodeada de glicoproteínas.

VIH el provirus contiene 9 genes. Tres de ellos codifican para proteínas estructurales comunes a todos los retrovirus (los genes gag, pol y env), siendo los seis restantes genes no estructurales, que codifican para dos proteínas reguladoras (genes tat y rev) y cuatro para proteínas accesorias (genes vpu, vpr, vif y nef).

1. Ciclo de vida.

Un virión llega a la célula, penetra en ella libera el material genético es replicado y transcrito por la transcriptasa.
Se introduce en el ADN de la célula y se traduce en el citoplasma por ribosomas que generan distintas proteínas por ejemplo de la cápside.
Se autoensamblan y engloban ARN que esté suelto para formar los futuros viriones.
Las glicoproteínas de la envuelta vírica se forma por el RE y se manda a la membrana plasmática a través de la vía secretora, las glicoproteínas se quedan fuera de la membrana plasmática, la cápside se acerca a la membrana plasmática y se evagina el virión utilizando la membrana plasmática de la célula como envoltura vírica.

2. Entrada del virus.

1. Virus envueltos como el virus del Sida es un virus clásico con glicoproteínas reconocidas por la membrana plasmática de la célula y libera su contenido al citosol.
2. Otros virus envueltos, como el virus de gripe, se une a receptores superficiales de la célula, provocando una endocitosis. Cuando el endosoma se acidifica, el virus se fusiona con la membrana del endosoma liberando la cápsida en la el citosol
3. Virus de la Polio (Poliovirus) sin envoltura, la cápside es reconocida por la membrana por endocitosis. Cuando llega al endosoma abre un poro por donde inyecta el material genético al endosoma.
4. Adenovirus (virus sin envoltura) utiliza una estrategia más complicada, es reconocido por receptores específicos de la membrana por endocitosis, en el endosoma se rompen las membranas liberándose el contenido del endosoma al citoplasma. La cápside finalmente se une a un poro nuclear y libera su genoma el ADN directamente en el núcleo.

3. Adquisición de una envoltura vírica.

La bicapa lipídica que rodea a la cápside viral se deriva directamente de la membrana plasmática de la célula huésped. En contraste, las proteínas en esta bicapa lipídica (en verde) están codificadas por el genoma viral.

Ósmosis

La ósmosis es un fenómeno, ante una membrana semipermeable para el agua pero no para los solutos. Tal comportamiento entraña una difusión simple a través de la membrana, sin “gasto de energía.
La presión osmótica (π) de una disolución es la presión que habría que ejercer sobre ella para impedir el proceso de ósmosis.

  • Disolución isotónica: es aquella disolución cuya presión osmótica es igual a la del interior de la célula. Al ser igual, no existen movimientos de agua.
  • Disolución hipertónica: es aquella disolución cuya presión osmótica es mayor a la del interior de la célula. Por esto, el agua sale de la célula hacia el exterior para igualar las concentraciones. Las células disminuyen de tamaño.
  • Disolución hipotónica: es aquella disolución cuya presión osmótica es menor a la del interior de la célula. Para igualar las concentraciones el agua entraría hacía en interior celular, provocando un aumento de tamaño de las células.

Disoluciones: isotónica, hipertónica e hipotónica.

Ósmosis inversa: ejerciendo presión sobre el agua podemos hacer que las moléculas de agua atravieses la membrana semipermeable en sentido inverso al que lo harían normalmente.

osmosis1

Estudio de la alimentación de rapaces mediante el análisis de sus egagrópilas

Las egagrópilas son bolas formadas por restos de alimentos no digeridos que algunas aves regurgitan. Normalmente contienen huesos o pelo, que las aves no pueden digerir. Son muy útiles para saber el tipo de alimentación que éstas llevan. Suele ser muy normal entre búhos, lechuzas y buitres.P281009_10.390001

 

Proceso:

1) Se procederá a la disección cuidadosa y en seco, de las egagrópilas que se proporcionarán, y a la determinación de la dieta.
– Identificación a nivel de especie de los restos contenidos, para ello usamos una clave y unas imágenes para diferenciar los huesos que sacamos de la egagrópila.
– Se determinando el número mínimo de individuos consumidos.
– Se cuantifica la biomasa aportada por cada presa en la egagrópila (en base al peso medio estimado de cada presa).

2) Los resultados se presentarán de diversas formas (tabla, histograma, etc.) para su interpretación y discusión para el análisis, así se concluye que tipo de dieta tiene, observamos que la dieta está basada en pequeños mamiferos como son las ratas o ratones silvestre, rara vez aparecen algun anfibio o reptil. También obserbamos que consume de vez en cuando algun insecto.

P281009_10.390002

Tipos de enlaces

Los átomos se unen entre sí para formar moléculas mediante fuerzas de enlace. Los tipos fundamentales de enlace son el iónico, el covalente y el metálico.

1. ENLACE IONICO

El enlace iónico consiste en la atracción electrostática entre átomos con cargas eléctricas de signo contrario. Este tipo de enlace se establece entre átomos de elementos poco electronegativos con los de elementos muy electronegativos. Es necesario que uno de los elementos pueda ganar electrones y el otro perderlo, y como se ha dicho anteriormente este tipo de enlace se suele producir entre un no metal ( electronegativo ) y un metal ( electropositivo ).

Un ejemplo de sustancia con enlace iónico es el cloruro sódico. En su formación tiene lugar la transferencia de un electrón del átomo de sodio al átomo de cloro. Las configuraciones electrónicas de estos elementos después del proceso de ionización son muy importantes, ya que lo dos han conseguido la configuración externa correspondiente a los gases nobles, ganando los átomos en estabilidad. Se produce una transferencia electrónica, cuyo déficit se cubre sobradamente con la energía que se libera al agruparse los iones formados en una red cristalina que, en el caso del cloruro sódico, es una red cúbica en la que en los vértices del paralelepípedo fundamental alternan iones Cl- y Na+. De esta forma cada ion Cl- queda rodeado de seis iones Na+ y recíprocamente. Se llama índice de coordinación al número de iones de signo contrario que rodean a uno determinado en un red cristalina. En el caso del NaCl, el índice de coordinación es 6 para ambos

Propiedades de los compuestos iónicos

Las sustancias iónicas están constituidas por iones ordenados en el retículo cristalino; las fuerzas que mantienen esta ordenación son fuerzas de Coulomb, muy intensas. Esto hace que las sustancias iónicas sean sólidos cristalinos con puntos de fusión elevados. En efecto, para fundir un cristal iónico hay que deshacer la red cristalina, separar los iones. El aporte de energía necesario para la fusión, en forma de energía térmica, ha de igualar al de energía reticular, que es la energía desprendida en la formación de un mol de compuesto iónico sólido a partir de los correspondientes iones en estado gaseoso. Esto hace que haya una relación entre energía reticular y punto de fusión, siendo éste tanto más elevado cuanto mayor es el valor de aquella.

Por otra parte, la aparición de fuerzas repulsivas muy intensas cuando dos iones se aproximan a distancias inferiores a la distancia reticular ( distancia en la que quedan en la red dos iones de signo contrario ), hace que los cristales iónicos sean muy poco compresibles. Hay sustancias cuyas moléculas, si bien son eléctricamente neutras, mantienen una separación de cargas. Esto se debe a que no hay coincidencia entre el centro de gravedad de las cargas positivas y el de las negativas: la molécula es un dipolo, es decir, un conjunto de dos cargas iguales en valor absoluto pero de distinto signo, separadas a una cierta distancia. Los dipolos se caracterizan por su momento; producto del valor absoluto de una de las cargas por la distancia que las separa. Un de estas sustancias polares es, por ejemplo el agua.

Cuando un compuesto iónico se introduce en un disolvente polar, los iones de la superficie de cristal provocan a su alrededor una orientación de las moléculas dipolares, que enfrentan hacia cada ion sus extremos con carga opuesta a la del mismo. En este proceso de orientación se libera una energía que, si supera a la energía reticular, arranca al ion de la red. Una vez arrancado, el ion se rodea de moléculas de disolvente: queda solvatado. Las moléculas de disolvente alrededor de los iones se comportan como capas protectoras que impiden la reagrupación de los mismos. Todo esto hace que, en general, los compuestos iónicos sean solubles en disolventes polares, aunque dependiendo siempre la solubilidad del valor de la energía reticular y del momento dipolar del disolvente. Así, un compuesto como el NaCl, es muy soluble en disolventes como el agua, y un compuesto como el sulfato de bario, con alta energía reticular, no es soluble en los disolventes de momento dipolar muy elevado.

2. ENLACE COVALENTE

Lewis expuso la teoría de que todos los elementos tienen tendencia a conseguir configuración electrónica de gas noble ( 8 electrones en la última capa ). Elementos situados a la derecha de la tabla periódica ( no metales ) consiguen dicha configuración por captura de electrones; elementos situados a la izquierda y en el centro de la tabla ( metales ), la consiguen por pérdida de electrones. De esta forma la combinación de un metal con un no metal se hace por enlace iónico; pero la combinación de no metales entre sí no puede tener lugar mediante este proceso de transferencia de electrones; por lo que Lewis supuso que debían compartirlos.

Es posible también la formación de enlaces múltiples, o sea, la compartición de más de un par de electrones por una pareja de átomos. En otros casos, el par compartido es aportado por sólo uno de los átomos, formándose entonces un enlace que se llama coordinado o dativo. Se han encontrado compuestos covalentes en donde no se cumple la regla. Por ejemplo, en BCl3, el átomo de boro tiene seis electrones en la última capa, y en SF6, el átomo de azufre consigue hasta doce electrones. Esto hace que actualmente se piense que lo característico del enlace covalente es la formación de pares electrónicos compartidos, independientemente de su número.

Fuerzas intermoleculares

A diferencia que sucede con los compuestos iónicos, en las sustancias covalentes existen moléculas individualizadas. Entre estas moléculas se dan fuerzas de cohesión o de Van der Waals, que debido a su debilidad, no pueden considerarse ya como fuerzas de enlace. Hay varios tipos de interacciones: Fuerzas de orientación ( aparecen entre moléculas con momento dipolar diferente ), fuerzas de inducción ( ion o dipolo permanente producen en una molécula apolar una separación de cargas por el fenómeno de inducción electrostática ) y fuerzas de dispersión ( aparecen en tres moléculas apolares ).

Propiedades de los compuestos covalentes

Las fuerzas de Van der Waals pueden llegar a mantener ordenaciones cristalinas, pero los puntos de fusión de las sustancias covalentes son siempre bajos, ya que la agitación térmica domina, ya a temperaturas bajas, sobre las débiles fuerzas de cohesión. La mayor parte de las sustancias covalentes, a temperatura ambiente, son gases o líquidos de punto de ebullición bajo ( ejem.: agua ). En cuanto a la solubilidad, puede decirse que, en general, las sustancias covalentes son solubles en disolventes apolares y no lo son en disolventes polares. Se conocen algunos sólidos covalentes prácticamente infusibles e insolubles, que son excepción al comportamiento general descrito. Un ejemplo de ellos es el diamante. La gran estabilidad de estas redes cristalinas se debe a que los átomos que las forman están unidos entre sí mediante enlaces covalentes. Para deshacer la red es necesario romper estos enlaces, los cual consume enormes cantidades de energía

Electrovalencia y covalencia

Teniendo presenta las teorías de los enlaces iónicos y covalentes, es posible deducir la valencia de un elemento cualquiera a partir de su configuración electrónica.

• La electrovalencia, valencia en la formación de compuestos iónicos, es el número de electrones que el átomo tiene que ganar o perder para conseguir la configuración de los gases nobles.

• La covalencia, número de enlaces covalentes que puede formar un átomo, es el número de electrones desapareados que tiene dicho átomo. Hay que tener presente que un átomo puede desaparecer sus electrones al máximo siempre que para ello no haya de pasar ningún electrón a un nivel energético superior.

3. ENLACE METÁLICO

Los elementos metálicos sin combinar forman redes cristalinas con elevado índice de coordinación. Hay tres tipos de red cristalina metálica: cúbica centrada en las caras, con coordinación doce; cúbica centrada en el cuerpo, con coordinación ocho, y hexagonal compacta, con coordinación doce. Sin embargo, el número de electrones de valencia de cualquier átomo metálico es pequeño, en todo caso inferior al número de átomos que rodean a un dado, por lo cual no es posible suponer el establecimiento de tantos enlaces covalentes.

En el enlace metálico, los átomos se transforman en iones y electrones, en lugar de pasar a un átomo adyacente, se desplazan alrededor de muchos átomos. Intuitivamente, la red cristalina metálica puede considerarse formada por una serie de átomos alrededor de los cuales los electrones sueltos forman una nube que mantiene unido al conjunto.

Polaridad de los enlaces

En el caso de moléculas heteronucleares, uno de los átomos tendrá mayor electronegatividad que el otro y, en consecuencia, atraerá mas fuertemente hacia sí al par electrónico compartido. El resultado es un desplazamiento de la carga negativa hacia el átomo más electronegativo, quedando entonces el otro con un ligero exceso de carga positiva. Por ejemplo, en la molécula de HCl la mayor electronegatividad del cloro hace que sobre éste aparezca una fracción de carga negativa, mientras que sobre el hidrógeno aparece una positiva de igual valor absoluto. Resulta así una molécula polar, con un enlace intermedio entre el covalente y el iónico.