Posts Tagged ‘Dinosaurios’

Encuentran en Murero nuevas especies marinas de hace 530 m. a.

Fósil encontrado

Fósil encontrado

El grupo de investigación Murero de la Universidad de Zaragoza ha encontrado nuevos fósiles de primitivos equinodermos del Cámbrico que poblaron los mares que cubrían este yacimiento de la provincia zaragozana hace 530 millones de años.

El grupo de investigación acaba de publicar en la revista internacional Acta Palaeontologica Polonica el hallazgo de estas nuevas especies fósiles de invertebrados: dos nuevos equinodermos eocrinoideos, que incluyen a erizos y estrellas de mar y que se encuentran en un estado de conservación excelente.

Estos fósiles serán de una ayuda “imprescindible” para reconstruir cómo era la comunidad de organismos que poblaron los mares de Murero y aportarán nuevos datos sobre la explosión de diversidad del Cámbrico, informan fuentes de la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

Los eocrinoideos son un grupo de equinodermos extinto y sus fósiles son “extremadamente raros” en el Cámbrico de todo el mundo. Estos extraordinarios fósiles presentaban una estructura anatómica única, aunque semejante a los crinoideos actuales.

Su característica más sobresaliente era la enorme corona de brazos flexibles dispuestos hacia arriba para captar partículas alimenticias y llevarlas hacia la boca, situada en el centro de un cuerpo globoso y lleno de poros destinados a la respiración.

Las dos nuevas especies son la “Gogia pasleyi”, que representa el primer eocrinoideo descrito en el Cámbrico de Aragón y sus ejemplares proceden de la Formación Murero en el Parque Natural del Moncayo, y la “Gogia sp”, aún en estudio y procedente del yacimiento de Murero. Estos eocrinoideos vivían en fondos fangosos y para no hundirse se fijaban a trozos de trilobites.

El yacimiento de Murero es conocido internacionalmente como “la Capilla Sixtina de los trilobites” por su excepcional fosilización, enorme abundancia de especímenes y el alto número de especies encontradas de estos conocidos artrópodos primitivos extintos que poblaron los mares paleozoicos durante 300 millones de años, antes de extinguirse.

Las investigaciones que se desarrollan en Murero sirven para conocer las causas de la explosión de la vida animal en la tierra, que sucedió en el Cámbrico, y permiten comprobar cómo evolucionaban las especies en un yacimiento, como el de Murero, que ha conseguido alcance internacional.

El proyecto Murero, en el que participan distintas universidades españolas y europeas, fue aprobado por el Ministerio de Educación y Ciencia en el año 2006 y tiene una duración de cinco años.

El catedrático de Paleontología de la Universidad de Zaragoza, Eladio Liñán, y director del grupo de investigación Murero, espera que los datos que se obtienen de estas investigaciones sirvan para poner en valor didáctico y científico el yacimiento de Murero.

Estos hallazgos han sido publicados por los investigadores R. Gozalo y Eladio Liñán bajo el título Middle Cambrian gogiid echinoderms from the Northeast Spain: Taxonomy, palaeoecology and palaeogeographic implications, en la revista “gacta Palaeontologica Polonica 54”. Los nuevos ejemplares se expondrán próximamente en la Sala Lucas Mallada del Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza.

Anuncios

Hallado el cuerpo de un mamut de un millón de años

Esqueleto hallado

Esqueleto hallado

El esqueleto prácticamente completo de un mamut meridional, datado provisionalmente en un millón de años, ha sido hallado hace unos días cerca de la ciudad serbia de Kostolac, junto a una mina de carbón a cielo abierto, según declaraciones de Miomir Korac, del Instituto de Arqueología de Belgrado, a medios de comunicación de Serbia.

Los expertos creen que el ejemplar de Mammuthus meridionalis era hembra, tenía cuatro metros de altura y pesaba unas 10 toneladas.

Los restos fósiles fueron descubiertos a una profundidad de 27 metros en terreno arenoso, lo que indica que este área no experimentó ningún terremoto fuerte en al menos un millón de años.

El mamut meridional es una de las especies de mayor tamaño y más antiguas de este elefante prehistórico. Emigró de África a Europa hace más de un millón de años y tenía pelo, pero mucho menos que el mamut peludo posterior, adaptado al clima de la era glacial.

El dinosaurio más extraño descubierto hasta ahora

En China se ha descubierto uno de los dinosaurios más extraños descubiertos hasta el momento. Tenía el cuello largo, brazos increíblemente enormes, probablemente con garras gigantes. Medía unos 6 metros y medio de la cabeza a la cola. Se cree que caminaba sólo con sus patas traseras, y que tenía el andar de un pato.

Pero a pesar del porte descomunal y monstruoso, y que andaban en dos patas como los dinosaurios carnívoros (terópodos) de los cuales evolucionó, el Suzhousaurus megatherioides era herbívoro.

Fue descubierto por Daqing Li, en la provincia Gansu, al noroeste de China. Su nombre significa “gigante parecido a un reptil perezoso de Suzhou”.

Este dinosaurio pertenece a un grupo llamado Therizinosaurios, que es parte de los terópodos. Los terópodos son en su mayoría carnívoros, a excepción justamente de este grupo. Los therizinosaurios eran de cuellos largos, manos pequeñas, y brazos muy grandes con garras. Tenían costillas y caderas muy amplias.

Suzhousaurus es único al ser el más antiguo integrante de este grupo con miembros tan grandes”, dijo Li.

Antes sólo se conocían terizinosaurios de hace 90 a 66 millones de años, cerca del fin de la era de los dinosaurios, pero este fósil de Suzhousaurus tiene unos 115 millones de años.

Al principio se creía que los terizinosaurios eran parientes de las tortugas gigantes, y luego se creía que eran algún tipo raro de terópodos. Después se los relacionó con los saurópodos, e incluso hay quienes dicen que no son ni terópodos ni saurópodos, sino un suborden especial que tendría su origen en el Triásico cuando los dinosaurios aparecieron sobre la Tierra.

Pero ya en los 90, los paleontólogos acordaron que los terizinosaurios son terópodos muy modificados que se convirtieron en vegetarianos. Tenían dientes pequeños, con forma lanceolada, como otros dinosaurios come plantas. No se les vieron dientes filosos como en los carnívoros, y en la mayoría de los terópodos.

A pesar de ser herbívoros, los terizinosaurios retuvieron los miembros superiores con tres garras típicos de los terópodos carnívoros. Se cree que podrían haberlas usado para atraer ramas a sus bocas como solían hacer los perezosos gigantes, y también como defensa contra dinosaurios carnívoros.

Y estos dinosaurios no sólo se quedan en ser los más extraños, sino que los terizinosaurios se cree que están muy relacionados con las aves, que se cree serían descendientes de los dinosaurios.

Dinosaurios habrían formado grupos sociales mucho antes de lo pensado

Grupo de dinosaurios

Grupo de dinosaurios

Los restos fosilizados de seis jóvenes dinosaurios encontrados juntos en lo que se cree que sería una “guardería” demostraría que estos antepasados de las aves comenzaron a formar grupos sociales mucho antes de lo que se pensaba.

El descubrimiento, en un yacimiento chino, arroja luz sobre la vida del dinosaurio con pico Psittacosaurus y sobre el origen del comportamiento social entre sus descendientes, incluidos los famosos Triceratops, dijo a Reuters Paul Barrett, paleontólogo del Museo Británico de Historia Natural, director del estudio. “No sabemos mucho sobre el comportamiento de los dinosaurios en general”, dijo Barrett. “Este descubrimiento muestra los dinosaurios primitivos ya eran sociales y vivían en grupos”.

El equipo internacional de paleontólogos publicó sus descubrimientos en la revista Paleontology. Los restos fueron encontrados en el noreste de China, en la formación Yixian, rica en fósiles de dinosaurios, aves y mamíferos primitivos.

El Psittacosaurus era un dinosaurio saurópodo (herbívoro) que está documentado que vivió en China, Mongolia, Siberia y Tailandia entre 130 y 100 millones de años antes del presente. Era un pariente primitivo de los Triceratops y Protoceratops.

Han sido hallados fósiles de más de 400 ejemplares hasta ahora, incluyendo muchos esqueletos completos. Estos incluyen restos de varias y diferentes edades, desde crías (de unos 50 cm de altos) hasta adultos (de unos 2 metros de largo).

Los nuevos restos son de diferentes edades lo que sugiere a los paleontólogos que eran parte de diferentes camadas de huevos, cuidados y puestos por diferentes padres. Los investigadores creen que los restos formaban una especie de guardería con bebes de al menos dos padres diferentes.

Lo más probable es que hayan muerto por culpa de un flujo de lodo volcánico, y la forma en que los paleontólogos los descubrieron, acostados lado a lado, indica que vivieron en un rebaño.

Incluso este descubrimiento ayuda a responder una cuestión que se daba entre los paleontólogos que era si los cuernos en los Triceratops se habían desarrollado antes o después de tener una conducta social. “Se solía pensar que el comportamiento social sólo se había dado cuando estos animales comenzaron a tener cuernos y adornos óseos”, dijo Barrett. “Ahora sabemos que el comportamiento social ocurrió antes, y los cuernos son incidentales”.

Fósiles de dinosaurios en Henan (China)

El Departamento de Tierras y Recursos Naturales de la provincia de Henan ha revelado hoy que se ha completado el esquema de la distribución local de los fósiles de vertebrados paleontológicos, incluidos los de dinosaurios, en más de 300 sitios arqueológicos, de los cuales dos se han catalogado como de relevancia mundial y otros cien se consideran de gran importancia a escala nacional.

Zhang Xingliao, director del Museo de Geología de Henan, señala que, al cabo de 3 años de investigación y ordenamiento, los especialistas han concluido esta ardua tarea de catalogación. La excavación de fósiles de dinosaurios y otros animales de la era mesozoica muestra la existencia de dos zonas de compactos fósiles de dinosaurios de orden mundial en la provincia de Henan: la cuenca de Ruyang y la cuenca de Luanchuantantou. Además, la cuenca de Neixiang es posiblemente otro sitio en el que se hallan gran cantidad de fósiles de dinosaurios.

En la cuenca de Ruyang han sido descubiertos 103 sitios de fósiles, de los cuales ya se han excavado 29. En ellos, se han hallado más de una decena de dinosaurios de especies y géneros desconocidos hasta el momento, tales como saurópodos gigantes, ankylosaurus y carnosaurus de gran tamaño, además de tres capas de fósiles de huevos de dinosaurios. Los saurópodos gigantes son considerados como los “reyes de los dinosaurios de Asia” y se ubican en la primera fila entre los dinosaurios de gran tamaño en el mundo. El hallazgo ha llenado un vacío en la constatación de la existencia de dinosaurios de la fase temprana del período cretácico inferior en China.

En la cuenca de Luanchuantantou han sido encontrados 87 sitios de fósiles, de los que se han excavado 27, hallando ocho nuevas especies y géneros de dinosaurios, como tiranosaurio rex y oviraptor. Es otro descubrimiento importante del período cretácico inferior de China.

En la cuenca de Neixiang se han recolectado, por primera vez en el sur de Henan, fósiles de dos géneros nuevos de dinosaurios. Uno de un fósil de vértebra y costilla parcial ha sido bautizado con el nombre Segnosaurus Baotian de Henan, y se cree que pertenece a la especie de los saurópodos de pequeño tamaño. Otro de un fósil de un cráneo incompleto ha sido clasificado como parte de una nueva especie bautizada como dinosaurio Xixia de Henan.

Justo con los principales hallazgos (dos de los especímenes tienen categoría de tesoro nacional y otros tres son esqueletos completos) se desenterraron también fósiles valiosos de dinosaurios, tortugas, lagartos y mamíferos.

Nuevos Indicios de Que la Extinción de los Dinosaurios No Fue Por un Impacto Cósmico

En un nuevo estudio, la teoría popular y muy aceptada de que el cráter de Chicxulub encierra la pista de la extinción hace 65 millones de años de los dinosaurios, junto con un 65 por ciento de todas las especies, es cuestionada.

El cráter, descubierto en 1978 en el norte de Yucatán y que mide cerca de 180 kilómetros de diámetro, es la huella, ya bastante borrada, de un impacto extraterrestre masivo.

Cuando se descubrió la existencia de esférulas procedentes del impacto justo por debajo del límite Cretáceo-Terciario (K-T), el objeto que excavó el cráter fue rápidamente identificado como el culpable de la extinción masiva que tuvo lugar hace 65 millones de años.

Sin embargo, desde entonces diversos científicos han manifestado su desacuerdo con esta interpretación de que el impacto cósmico fue la causa de la extinción de los dinosaurios y de otras muchas especies de animales y vegetales.

La reciente investigación, dirigida por Gerta Keller de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, y Thierry Adatte de la Universidad de Lausana, Suiza, utiliza evidencias obtenidas en terrenos de México que sugieren que el impacto de Chicxulub antecede al límite K-T en tanto como 300.000 años.

Se sabe, de los análisis de varias ubicaciones en México, que fueron depositados entre cuatro y nueve metros de sedimentos a razón de unos dos o tres centímetros por cada mil años después del impacto. El nivel correspondiente a la extinción masiva puede ser visto en los sedimentos por encima de este intervalo.

Los defensores de la teoría del impacto en Chicxulub sugieren que el cráter y la extinción masiva aparecen separados en el registro sedimentario debido sólo a la perturbación provocada por un terremoto o tsunami que resultó del impacto del asteroide.

El problema con la interpretación del tsunami, según Keller, es que el material no fue depositado en unas horas o días por un tsunami. La deposición se produjo durante un largo período de tiempo.

En el estudio se ha descubierto que los sedimentos que separan los dos eventos son característicos de la sedimentación normal, con madrigueras formadas por criaturas que colonizaron el suelo marino, la erosión y el transporte de sedimentos, y sin evidencia de perturbación estructural.

Los científicos obtuvieron además evidencias de que la caída del cuerpo celeste en Chicxulub no tuvo los efectos dramáticos sobre la biodiversidad que habían sido sugeridos a raíz de la teoría de la extinción por impacto cósmico.

Keller sugiere que las erupciones volcánicas masivas en las Deccan Traps en la India pudieron ser responsables de la extinción, liberando enormes cantidades de polvo y gases que habrían limitado de modo considerable el paso de la luz del Sol hasta la superficie de la Tierra, provocando con ello efectos desastrosos para muchas formas de vida.