Posts Tagged ‘nuevas especies’

Hacia el Control de los Genes del Olor de las Flores

Un equipo de científicos ha desvelado algunos de los genes que controlan la compleja mezcla de sustancias químicas que componen el aroma de una flor, abriendo nuevos caminos que permitan afinar y potenciar sus compuestos aromáticos con el fin de producir las fragancias deseadas.

Los expertos en el cultivo de flores se han concentrado mayormente en el aspecto de éstas, su tamaño, color y cuánto tiempo se conservan. “Pero el aroma ha sido dejado de lado. Vaya a una floristería e intente oler las flores. Probablemente no percibirá olor.

Desde hace muchos años, los floricultores han venido escogiendo plantas que produzcan flores más grandes y atractivas y que duren mucho tiempo en el florero; pero al hacer eso, pueden haber estado eligiendo de manera inadvertida las plantas que dedicaban menos recursos a la producción de fragancia.

Esto puede cambiar gracias a la nueva línea de investigación impulsada por el estudio que ha realizado un equipo del Instituto de Ciencias Alimentarias y Agrícolas de la Universidad de Florida. Por ejemplo, algún día un cliente podrá entrar en una floristería y seleccionar de entre variedades con o sin fragancia de la misma flor.

Los investigadores han logrado averiguar cómo varios genes en las petunias ayudan a regular la cantidad de sustancia correspondiente a los 13 componentes aromáticos principales en la fragancia de la flor. El trabajo ayudará a los investigadores a controlar los niveles de esos compuestos, ajustando así el tipo de fragancia de una flor, y también a regular la cantidad total de fragancia producida por ella. Por ejemplo, el gen que produce el compuesto que da al aceite de rosa su aroma distintivo, también hace que los tomates sepan bien. Manipulando este gen, unos investigadores de la Universidad de Florida dirigidos por el profesor de horticultura Harry Klee han conseguido crear tomates con mayor sabor. Ahora están trabajando con floricultores y degustadores en la preparación de esta singular variedad de tomate para el mercado. También hay planes para crear rosas que huelan mejor.

Anuncios

Encuentran bacterias en el espacio exterior

Estratosfera

Estratosfera

Tres nuevas especies de bacterias que no se encuentran en la Tierra, y que son muy resistentes a la radiación ultravioleta, han sido descubiertas en la parte superior de la estratosfera por científicos indios.
El experimento se llevó a cabo utilizando un globo de 459 kilogramos de carga útil y en total se han detectado 12 bacterias y seis colonias de hongos que mostraron una mayor similitud con el 98 por ciento de las especies conocidas en la Tierra.
Las tres nuevas especies descubiertas han sido bautizadas como como Janibacter hoylei, Bacillus isronensis y Bacillus aryabhata.
Lo más destacable es que en estas tres nuevas especies había significativamente una mayor resistencia a la radiación ultravioleta en comparación con sus vecinas más cercanas genéticamente hablando.
Aunque el presente estudio no es concluyente para establecer el origen extraterrestre de los microorganismos, prevée medidas de ayuda para continuar el trabajo en la búsqueda para explorar el origen de la vida.

Secuenciación y Primer Análisis del Genoma de la Vaca

Un consorcio internacional de investigadores ha presentado el genoma de la vaca (Bos taurus). Su plano genético ha sido también objeto de un primer análisis. Esta primera e importante investigación será de ayuda para los esfuerzos encaminados a producir mejor carne de ternera y mejores productos lácteos, y conducirá también a un mayor conocimiento del genoma humano.

La industria del ganado vacuno es sumamente importante para muchos países. Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, hay más de 94 millones de vacas, valoradas en 49.000 millones de dólares.

Conocer a fondo el genoma de las vacas permitirá a los investigadores comprender la base genética de muchas de sus enfermedades, y puede resultar en una producción más sana de carne y leche, reduciendo el uso de antibióticos en el ganado vacuno.

Los investigadores del Proyecto de Secuenciación del Genoma Bovino calculan que el genoma de la vaca (Bos taurus) contiene aproximadamente 22.000 genes y comparte aproximadamente el 80 por ciento de ellos con los seres humanos. Los investigadores también han comprobado que, por la organización de los cromosomas humanos, nos parecemos más a las vacas que a las ratas o a los ratones.

Los análisis, que incluyeron comparar la secuencia del genoma vacuno con los del Ser Humano, el perro, el ratón, la rata, la zarigüeya y el ornitorrinco, aportan nuevos y esclarecedores datos sobre la estructura y la función de nuestro genoma.

Los resultados del estudio también serán de ayuda para los investigadores que están trabajando en la mejora de la calidad y la seguridad alimentaria de la carne vacuna y los productos lácteos vacunos. Además, la información genómica puede ser empleada para desarrollar mejores estrategias de tratamiento y prevención para las enfermedades que afectan al ganado vacuno. Algunas de esas enfermedades, incluyendo la encefalopatía espongiforme bovina, comúnmente conocida como el Mal de las Vacas Locas, también pueden ser transmitidas, aunque muy raramente, a los seres humanos.

La raza bovina seleccionada para la secuenciación del genoma fue la Hereford, explotada principalmente para la producción de carne.

El trabajo de secuenciar y analizar el genoma de la vaca tomó seis años, e involucró a más de 300 científicos de 25 países.

Helichrysum stoechas (L.) Moench, Meth.

Helichrysum stoechas (L.) Moench, Meth.

Manzanilla

Manzanilla

Manzanilla

Características: Tallos tomentosos, blanquecinos y ascendentes. Hojas alternas, simples y enteras. Flores reunidas en capítulos agregados densos y de color amarillos. Todas las flores son tubulares.

Usos: La infusión tomada se usa como digestivo, favorecer el apetito y afecciones respiratorias. Empapada la infusión en una gasa y aplicada sobre los ojos, lo limpia y cura las infecciones.

Partes con usos: se usa solo las flores.

Como se usa: Se seca la planta normalmente colgándola al lado de una ventana. Después se conserva en un lugar fresco y seco.

Época de recolección: cuando la planta florece que es en primavera y parte del verano.

Hábitat: Cerro de matorral bajo.


Rafflesia arnoldii: la flor más grande, y la más pestilente

Rafflesia arnoldii

La Rafflesia arnoldii es una euforbiacea parásita del género Rafflesia, que se encuentra en los bosques húmedos de Indonesia (sobre todo en Sumatra y Borneo) y en las selvas del sudeste asiático, que desarrolla la flor más grande del mundo. Fue descubierta en Sumatra en 1818 por Thomas Stamford Raffles y Joseph Arnold.

Las inflorescencias pueden alcanzar hasta casi un metro de diámetro y pueden llegar a pesar hasta 11 kilogramos, llegando a ser así la flor más grande del mundo. Se trata de flores carnosas de color rojizo o anaranjado y de cinco lóbulos que permanecen abiertas entre cinco y siete días. Como ocurre con otras plantas con floraciones de gran tamaño, éstas sólo se dan cada varios años.

Las flores, que desprenden un fuerte olor fétido (similar al de la carne podrida), son capaces de emitir calor. Se cree que ambos mecanismos les sirven para mimetizar el calor y el olor de un animal muerto y atraer la atención de las moscas carroñeras, que son los insectos que la polinizan.

La planta carece de hojas, brotes y raíces (sólo es visible su flor) y por tanto no realiza la fotosíntesis. Es una planta que parasita a los árboles, creciendo sobre sus raíces, de donde obtiene los nutrientes necesarios.

Sus órganos vegetativos se reducen a una red de fibras celulares que se encuentran mayoritariamente entre los tejidos de la planta hospedadora o formando un órgano retorcido y subterráneo llamado rhizomatoide.

Esta planta pertenece a la familia de la euforbiáceas, que incluye también a la flor de Nochebuena, las campánulas irlandesas, el árbol de goma, la planta de aceite de castor y la yuca.

Encuentran el eslabón evolutivo entre animales acuáticos y terrestres


Existen determinados episodios evolutivos que resultan claves para comprender tanto a nuestro pasado como a nosotros mismos. Hechos cruciales como por ejemplo el pasaje de los animales acuáticos a un hábitat terrestre son fundamentales para conocer a fondo la historia de las especies que experimentaron dichas modificaciones.

Es por ello que el registro fósil es una base de datos de consulta básica para los científicos que se dedican a estudiar estos procesos, pues en ella se guardan datos a ser interpretados que permiten analizar al menos en parte a procesos básicos como el anteriormente mencionado.

En el marco de esta realidad, resulta esclarecedor el hallazgo de un fósil fundamental para conocer el pasaje de los animales del reino acuático al reino terrestre, el fósil de Ventastega curonica hallado por la Universidad sueca de Uppsala, el cual se encuentra en pleno proceso analítico para descubrir cuáles secretos esconde.

Este animal que habitaba en el agua fue encontrado en un yacimiento de Letonia, y tiene proporciones parecidas a las de un pez, aunque su cráneo ya presenta la forma de los tetrápodos, siendo este más encogido y con una mandíbula a medio camino entre ambos tipos.

La naturaleza del Ventastega curonica lo ubica llenando un hueco evolutivo entre las últimas especies marinas y las primeras tetrápodas,  en un período muy confuso como es el Devoniano, entre 380 y 360 millones de años en los cuales el registro fósil se encuentra muy disperso y fragmentado.

Nuevas especies marinas descubiertas

Hace unos meses comentábamos los resultados parciales del censo marino que están llevando a cabo más de 2.000 científicos de 82 nacionalidades, cuyo objetivo es determinar con mayor exactitud los comportamientos de las especies marinas conocidas y encontrar nuevas especies que aún están por descubrir.

En ocho años de trabajo los investigadores llevan encontradas unas 200 nuevas especies, y aún les quedan dos años de investigación. No obstante, el trabajo es imposible de finalizar con las herramientas existentes. Un 95% del océano permanece inexplorado, con lo cual la hipótesis de que todavía quedan entre medio millón y un millón de especies sin descubrir no parece tan inviable.

A continuación te mostramos algunas fotos que se han dado a conocer de las especies descubiertas. El ejemplar que ves arriba es una nueva especie de langostino que se ha descubierto en este censo. Aquí debajo tienes algunas fotos más, y si quieres conocer detalles puntuales de cada una revisa la información que aparece en la vía.